Una experiencia inolvidable. Un fin de semana intenso con montaje de tienda, actividades nocturnas, una caminata a Cálig y otra a la reserva de flora y al barranco de Aigua Oliva, pasando por el punto donde se unen los términos municipales de Vinaròs, Benicarló y Cálig, piscina, juegos, observación de Perseidas, taller de cocina…

Han sido unos maravillosos días de convivencia que han servido para que, quienes han participado, adquieran mayor seguridad, confianza, autonomía y crecimiento personal. Felicidades.